Archivo por meses: marzo 2013

MARCHA IBERICA CTC, LA PRIMOGENITA 2

Despues de reposar en Segovia teniendo como meta volante y ecuador de la ruta ciclista al acueducto romano, nos dirigimos por tierras de Castilla continuando nuestro periplo hacia el Mar Mediterraneo. En la quinta etapa, volvemos a buscar carreteras sin tráfico y con historia y éstas nos llevan a tres pueblos segovianos que bien merecen una parada: Sepúlveda, Pedraza y Riaza.

Sepúlveda

Sepúlveda

Posteriormente nos adentramos en la sierra de Ayllon por la comarca de los Pueblos Rojos que ofrecen un terreno rompepiernas por carreteras menos transitadas, si cabe. Ya en la provincia de Guadalajara, seguimos en tierras despobladas que en un tiempo fueron dominios de señores, como así adivinamos al contemplar el castillo de Atienza. Nuestro final de esta larga quinta etapa es Sigüenza.

La sexta etapa transcurre en su primera mitad en el entorno del Parque Natural del Alto Tajo. Como es norma en nuestras rutas cicloturistas, evitamos la carretera principal que conduce a Teruel para poder rodar tranquilamente y admirar gran cantidad de ciervos que hay por estos lugares castellanos. Pasamos muy cerca de Molina de Aragón para abandonar Castilla y entrar en tierras mañas. La Sierra de Albarracín y su puerto de Orihuela es la altura máxima que no volveremos a alcanzar en nuestra ruta hacia la costa levantina.

En estas alturas la sensación es de estar respirando quizá el aire más puro de toda esta ruta ciclista. Además, opinión personal, nuestro final de etapa es en el pueblo más bonito y espectacular de España: Albarracín. Si en Iberica CTC cuidamos que el alojamiento al final de cada etapa sea de calidad y dentro de los cascos antiguos de cada población, en Albarracín puede que nos hayamos pasado.

Albarracín

Ultima etapa de la Marcha Iberica CTC que nos lleva a la costa mediterranea valenciana. Pedaleamos por un terreno llano y en bajada hasta la capital de provincia Teruel y tras dar una vuelta por su casco antiguo, nos dirigimos hacia Sagunto. Tras coronar el puerto del Escandón, nos dirigimos en continuo y progresivo descenso hasta la Comunidad Valenciana. La vegetación cambia drásticamente y vemos almendros, olivos y naranjos que nos avisan del cambio geográfico que hemos vivido desde nuestro comienzo en Aveiro unos dias antes. El castillo romano de Sagunto nos anuncia la proximidad de la playa donde tenemos que remojarnos para celebrar una travesia mas «coast to coast».

 

MARCHA IBERICA, LA PRIMOGÉNITA

Todas las rutas ciclistas que organizamos tienen su encanto. De todas, como si de unos hijos se tratara, podemos contar maravillas de su recorrido, ya sea por su dificultad, belleza o simplemente su interés. Pero la marcha Ibérica CTC fue la primera que organizamos y diseñamos y por ello cuando contamos sus bellezas se nos nota.

mojarueda2

Como cualquier viaje cicloturista por etapas, éste comienza desde el primer momento que se empieza a planificar. La Iberica CTC empezó a ser una idea hace ya muchos años sobre el mapa, pero empezó a tomar cuerpo cuando llegó el momento de hacer el viaje de reconocimiento. La idea era diseñar una ruta  ciclista que combinara carreteras preciosas donde pedalear con poco tráfico en la meseta Norte para tener un clima más benigno y las estancias al final de las etapas en ciudades con historia.

Después de barajar la idea de Figueira da Foz como salida, decidimos elegir Aveiro por sus canales surcados por los típicos moliceiros y sus carreteras que nos encaminan hacia la ciudad balneario de Caramulo en la sierra de su mismo nombre. Desde allí ya divisamos la Serra da Estrela. Es una obligación subir el puerto más alto de todo Portugal, Torre de 1993 mts. Para ello la primera noche elegimos Seia como fin de etapa y así la segunda etapa empezar con el coloso portugués en los primeros kilómetros. El descenso de Torre hacia Manteigas es de los tramos más espectaculares que jamás hemos recorrido en bicicleta. El valle de origen glaciar del Zezere con sus moles graníticas es inolvidable.

moliceiroaveiro

La segunda etapa es algo larga y la más dura  de la ruta pero es recomendable recuperarse en Ciudad Rodrigo, ciudad episcopal aunque ganas daban de descansar en Fuentes de Oñoro, justo en «la raya» y así acortar algo la segunda etapa.La tercera etapa nos adentra en la Sierra de la Peña de Francia por vías con vegetación abundante que nos protege del intenso calor veraniego, y tras ver La Alberca, Béjar y su sierra, el final de etapa es en Barco de Avila viendo su espléndido puente románico. La cuarta etapa queriamos que acabara en Segovia, a ser posible contemplando el fabuloso acueducto y solo hubo que buscar un camino que no fuera la  transitada N-110. Comenzamos acompañando al río Tormes y visitamos el valle donde nace el río Alberche. Tras almorzar en Avila, nos dirigimos por la carretara de Villacastín para luego transitar por la propiedad del Palacio de Riofrio, donde abundan los ciervos y gamos y por una vez la bicicletas tienen un trato preferente.

En el siguiente post os contaremos las siguientes tres etapas hasta Sagunto.