Archivo por meses: febrero 2013

COAST TO COAST, una forma de pedalear

Allá por el año 1992 participé en la Australian Bike Challenge, ruta ciclista que atravesaba el árido corazón de Australia. Fue la única edición de una carrera que atravesaba el continente australiano desde Shark Bay al oeste hasta Byron Bay en el este. Fue una experiencia inolvidable por muchos motivos, pero quizá el hecho que más me marcó es que me inclinó a la fascinación por las travesías de todo tipo de territorios «coast to coast».

IMG_5784

Andábamos metidos en los preparativos previos a la prueba ya en Perth, cuando alguien me presentó a Pat Ward, como un ciclista que habia competido en la Race Across America (RAAM). Por aquél entonces, no conocía en qué consistía y cuando me explicaron que era una carrera de 5000 kms sin paradas lo primero que pregunté fue: “Pero entonces será llano..” Pues con el tiempo pude vivir de cerca la RAAM de 1994 y os puedo asegurar que en 5000 Kms hay todo tipo de dificultades orograficas.

Pasaron los años y creció mi admiración hacia aquellos aventureros de la bicicleta tan osados como desconocidos. Tuve la oportunidad de conocer a algunos de ellos en distintos viajes cicloturistas e incluso convivir con algunos de ellos en temporadas largas y nadie me lo explicó tan bien como la vencedora de RAAM 89 y record de la prueba en aquel entonces Susan Notorangelo.

Un día en casa de Susan Notorangelo había un globo terráqueo y ella lo miraba con detenimiento. Mientras observaba el continente americano, me dijo:

 “¿Sabes por lo que merece la pena hacer RAAM o rutas cicloturistas “Coast to Coast”?. Pues porque cuando miras el globo terráqueo en su inmensidad puedes decir que al menos este pequeño trecho, (señalando el ancho de USA), lo he recorrido con la fuerza de mis piernas”

Modestamente he hecho alguna de esas travesías y cuando cae en mis manos cualquier mapa no puedo evitar buscar esos pequeños trechos que alguna vez recorrí en mi querida bicicleta.

Y por eso, los viajes cicloturistas que organiza IBERICA COAST TO COAST, tratan de recorrer pequeñas o grandes rutas que posteriormente nos permitan mirar los mapas como el escalador mira las cumbres de las montañas que ha sido capaz de conquistar.

ENTRENAMIENTO PARA RUTAS POR ETAPAS

Habitualmente los cicloturistas entrenan para pruebas de un día siendo muy conocidos distintos planes de entrenamiento que son difundidos en revistas especializadas. Sin embargo, para pruebas de varios días no son tan habituales los planes que preparan para tales eventos.

Partimos de la base que son ciclistas amateurs que entrenan por “amor al arte”. Por tanto, debe primar el aspecto lúdico al competitivo. De hecho, gran parte de estas rutas son no competitivas, por lo que el objetivo es disfrutar de un estado físico que permita finalizar las distintas etapas de la ruta sin llegar a un nivel de extenuación tal que afecte al estado anímico del ciclista. Por tanto, primará en el entrenamiento la acumulación de horas sobre la bicicleta sin dar demasiada importancia a la calidad de esos kms. El entrenamiento a realizar en sus primeras fases será el mismo que el realizado en el periodo de acondicionamiento de cualquier deportista.

Sin embargo, los dos últimos meses de la preparación habrá que incorporar sesiones consecutivas de largo kilometraje. Es decir, la “sesión larga” semanal se intentará que progresivamente vaya teniendo dos o incluso tres sesiones en días consecutivos. Estas sesiones durarán un promedio de seis horas y se iran incrementando en el número de dias hasta llegar a tres dias o 14 horas en tres días consecutivos. Además estas sesiones deberán integrar un perfil parecido al perfil que vayan a tener las etapas de la ruta en la que van a participar. Lo importante de estos entrenamientos es la recuperación de un día para otro y el ciclista deberá cuidar con esmero la alimentación, rehidratación y el descanso.

Como somos conscientes de la dificultad de encadenar tres entrenamientos largos, es aconsejable intentar usar viajes familiares de fin de semana o realizar excursiones con alforjas para lograr el objetivo de una forma divertida compaginando el entrenamiento con el turismo. Por ejemplo, alguien puede conducir un vehiculo a la casa de campo y el ciclista puede viajar en bicicleta ese mismo día hasta un punto y ser recogido posteriormente o el ciclista puede salir un día antes para completar esa ruta y encontrar a la familia en el lugar de destino. Así se facilita el rodar por carreteras poco conocidas y no habituales que aumentan la motivación y disfrute del entrenamiento.

Haciendo en las últimas 10 semanas, 4 sesiones de varios días cada una nos prepararemos mejor para nuestro objetivo. Y solo nos queda disfrutar de la forma física que hemos adquirido durante estas semanas de entrenamiento.LA LLEGADA A LA COSTA